yoga en el embarazo

Esta pregunta es muy común en las primeras consultas de embarazo, una pregunta que recibo con cierto miedo y con muchas dudas por vuestra parte.

La práctica de Yoga genera bienestar en el embarazo

El YOGA es mirar hacia adentro, hacia nuestro interior, con consciencia sobre tu cuerpo. Durante el embarazo, esa mirada profunda y consciente se centra en tu bebé y sobre ti misma.
El Yoga no es un deporte. Yoga son ejercicios de respiración, concentración y meditación donde hay un trabajo conjunto y coordinado del cuerpo y la mente.
El ejercicio debe acompañarnos durante toda la gestación, como parte del propio embarazo. El yoga es una práctica reconocida y recomendable, y en las gestantes se convierte en una oportunidad de vivir un embarazo de forma plena. El embarazo es un momento de creación, de preparación para dar vida, y qué mejor momento que este para ejercitar tu cuerpo y tu mente a través del yoga.
Si antes de quedarte embarazada ya hacías yoga, recomiendo continuar con tu práctica habitual. Si no es tu caso, te animo a que empieces a tomar tus primeras clases de yoga en la semana 14, adaptando las asanas en el segundo trimestre y tercer trimestre. Poco a poco irás conectando mejor con tu cuerpo, con tu respiración, y esto hará que las asanas sean sanadoras.

¿Por qué es recomendable el yoga en el embarazo?

Por el trabajo que realiza sobre la pelvis. El yoga favorece su flexibilidad, fortalece el suelo pélvico, y lo prepara para el parto y el postparto. Además, todos estos ejercicios se acompañan de un adecuado control de la respiración y la relajación, que favorecen el sentimiento de conexión entre madre e hijx, con muy buenas sensaciones y bienestar para ambas partes.
Es importante saber que NO conviene hacer asanas invertidas en el tercer trimestre, pero si hasta el segundo trimestre incluido. Hay una excepción, una asana que puede hacerse en el tercer trimestre de gestación, con cuidado pero con confianza.

VIPARITA KARANI: La fuente

Como os decía, la única asana invertida que se puede hacer en el último trimestre. Hay que poner cojines en el suelo, a la altura de la zona lumbar, ajustando la postura para estar más confortables. Las piernas quedan estiradas y apoyadas en la pared, haciendo un ángulo de 90º con la espalda. Es una postura excepcionalmente relajante, ya que libera todos los órganos. Además, la fuerza de la gravedad ayuda a mejorar la circulación.

Una postura ideal para la preparación al parto es MALASANA, donde tienes una apertura total de tu pelvis y a la vez obtienes un fortalecimiento del suelo pélvico.
Una respiración que os recomiendo a las embarazadas es la de «Diente de león». En esta respiración se coje el aire por la nariz y soplas por la boca, con los labios redondos, como si apagaras una vela. Muy suave, soltando el aire despacio y con delicadeza.
Otra posible respiración es UJJAYI. Se coge aire bajando la barbilla hacia el pecho, para cerrar la glotis muy sutilmente, y expulsas el aire desde la garganta. Esta es una respiración muy útil, propia para mujeres más experimentadas en la práctica del yoga.
Respiración Nadi Sodhana. Se inicia colocándose en una postura cómoda. Dobla los dedos índice y corazón de la mano derecha en la palma de la mano, coloca el pulgar derecho sobre la nariz para cerrar la fosa nasal derecha e inhala suavemente por la fosa nasal izquierda. Repite la misma secuencia con la fosa nasal izquierda.
Toda respiración yóguica debe utilizar el doble de tiempo en la exhalación respecto a la inspiración.

Como último detalle, quiero contaros que CANTAR eleva el sonido a través del cuerpo, desde la columna vertebral hasta la coronilla. Esto estimula el sistema endocrino, particularmente las glándulas pineal y pituitaria, que a su vez producen hormonas que nos hacen sentir bien. El mantra más común, sencillo y recomendado, «OM».

El yoga es la unión con uno mismo, y en las gestantes supone la unión contigo y tu bebe. Prepara y fortalece tu musculatura para el parto y el postparto.
Hacer yoga es la práctica más recomendable para obtener un bienestar compartido. Te animo a que después del embarazo continúes con tu práctica diaria de yoga, con tu bebé…

Es importante buscar a personas formadas en yoga para embarazadas. Si estáis interesadas, yo misma puedo recomendaros a una persona con gran experiencia. Escribidme sin compromiso.

«El yoga nos ayuda a conectar con el momento presente»

El único lugar dónde la vida existe.